Yolanda Sánchez: “Es necesario considerar la educación no formal como un aporte a la educación”

Como Observatorio Latinoamericano de Didáctica de las Ciencias (OLADIC) consideramos que la educación en Ciencias no solo tiene lugar en el aula, por ello un pilar de nuestro trabajo se vincula con la educación no formal. Para ahondar en esta materia conversamos con Yolanda Sánchez, quien estudió Ciencias del Mar en la Universidad de Cádiz, España y desde el 2013 está encargada de coordinar el programa de educación para la conservación marina Chile es Mar en el Núcleo Milenio Centro de Conservación Marina (CCM) de la PUC, ubicado en la Estación Costera de Investigaciones Marinas (ECIM) de Las Cruces.

DSC_723

Por Denisse Espinoza Ramos

Como Observatorio Latinoamericano de Didáctica de las Ciencias (OLADIC) consideramos que la educación en Ciencias no solo tiene lugar en el aula, por ello un pilar de nuestro trabajo se vincula con la educación no formal. Para ahondar en esta materia conversamos con Yolanda Sánchez, quien estudió Ciencias del Mar en la Universidad de Cádiz, España y desde el 2013 está encargada  de coordinar el programa de educación para la conservación marina Chile es Mar en el Núcleo Milenio Centro de Conservación Marina (CCM) de la PUC, ubicado en la Estación Costera de Investigaciones Marinas (ECIM) de Las Cruces.

Yolanda, que actualmente se encuentra desarrollando su tesis en Educación Marina para el Magister en Didáctica de las Ciencias Experimentales de la PUCV, profundiza sobre el trabajo que realiza “Chile es Mar” y la relevancia de la educación no formal.


¿Qué tarea desarrolla Chile es Mar y qué objetivos persigue?

El principal objetivo de Chile es Mar es despertar la curiosidad, el interés y el entusiasmo por conocer y entender cómo funcionan los océanos, de qué manera influyen en nuestras vidas y cómo nosotros influenciamos en ellos, con el fin de generar una conciencia en conservación marina tanto a nivel individual como colectivo.

Este objetivo se persigue a través de diferentes actividades educativas que acercan las ciencias del mar a los estudiantes y a la comunidad en general, además del desarrollo de materiales de divulgación que muestran las peculiaridades del mar chileno.

¿Cómo surge esta iniciativa?

Desde el Núcleo Milenio Centro de Conservación Marina, financiado con fondos del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo, nacen los proyectos de “Proyección al Medio Externo” como herramienta para acercar la ciencia a la comunidad.

La Dra. Miriam Fernández, directora del CCM, viendo la necesidad de generar un puente entre la ciencia y la comunidad, crea “Chile es Mar” con el objetivo de dar a conocer los avances científicos y sus aplicaciones para el desarrollo de la conservación marina, acercando herramientas individuales que motiven a la comunidad a ser parte de dicha conservación.

¿Cómo se vincula Chile es Mar con ECIM?

La Estación Costera de Investigaciones Marinas es uno de los principales lugares de desarrollo de ciencias marinas en Chile, donde se genera información a nivel global sobre la ecología marina de Chile y su uso y aplicación en la conservación de los océanos.

Chile es Mar aprovecha la oportunidad de trabajar directamente con los científicos de ECIM y CCM y obtener de primera mano la información y transferirla a la comunidad. Del mismo modo, los científicos participan en actividades de educación y divulgación, acortando la distancia entre ciencia y comunidad

¿Cómo ha sido la  vinculación del CCM con la comunidad escolar y los habitantes de la zona?

El CCM ha generado un fuerte vínculo con la comunidad escolar (V Región y Región Metropolitana, principalmente) y con la comunidad en general (residentes y veraneantes) al abrir sus puertas.

Más de 7.000 visitantes en estos años nos han agradecido el trabajo de educación y divulgación que desarrollamos, y reconocen la dificultad de encontrar y entender bien este tipo de información, resaltando la necesidad de programas como el nuestro para ayudar a comprender cómo funciona el mar y cómo cada uno puede aportar en su cuidado.

¿Por qué Chile es Mar se considera una instancia de educación no formal?

Las temáticas que se trabajan hoy día en Chile es Mar aún no están vinculadas al currículum formal de manera explícita. Trabajamos temáticas concretas de biodiversidad marina, estado de explotación de los recursos marinos, importancia de los diferentes ecosistemas, todo contextualizado en el mar de Chile, y este tipo de temáticas no aparecen en el currículum nacional, así que no hay espacio para trabajarlas en contextos de educación formal.

No obstante, desde el proyecto, trabajamos en la asociación de las diferentes temáticas al currículum para poder facilitar al profesorado el vínculo del mar con las aulas. Por ejemplo, durante este año se realizará el primer curso de formación en educación marina para profesores.

¿En contraste con la educación formal, cuáles son las ventajas de la educación no formal?

Creo que la principal ventaja que tenemos aquellos que trabajamos en educación no formal es el tiempo. Si bien lo más común es tener contacto con el estudiante una sola vez, en esa única vez dispones del tiempo necesario para ayudarle a experimentar y entender el proceso científico o la información que quieres entregarle con las metodologías que consideras más adecuadas. Gracias a esto, muchas veces las actividades de educación no formal son aquellas que más acercan al estudiante a entender la ciencia a través de la propia experimentación, y ése es el paso más importante para que se motiven y quieran seguir aprendiendo.

Además, la mayor parte de las actividades de Chile es Mar tienen lugar en ECIM o en la playa, lo que supone un cambio en la rutina del estudiante, pudiendo tocar animales marinos, aprender a través de diferentes juegos, generar instancias de debate sobre las actuales problemáticas marinas, etc. Normalmente son actividades que impactan al estudiante durante más tiempo.

¿Qué le parece la creación de un Observatorio Latinoamericano de Didáctica de las Ciencias (OLADIC)?

Me parece una gran oportunidad para unificar el conocimiento y las investigaciones que se están desarrollando en estas líneas y así poder compartir experiencias y resultados que ayuden a comprender mejor el avance de la didáctica de la ciencia en Latinoamérica. La creación del observatorio es el primer paso. Supone unir fuerzas para seguir creciendo en este campo y trabajar en conjunto para el mayor desarrollo de líneas de investigación en el área.

¿Qué aporte cree que se puede hacer desde OLADIC a la educación no formal?

La educación no formal es una herramienta importantísima para la educación y la motivación en ciencias. Es necesario considerarla como un aporte a la educación y, para ello, es necesario estudiarla, evaluarla y trabajar en su integración con lo formal. Creo que desde OLADIC se pueden unificar herramientas de educación no formal, analizar diferentes estrategias de educación y compartir aprendizajes sobre cómo se ha evaluado el aporte de la educación no formal a la enseñanza en ciencias en otros países, así como compartir las iniciativas de investigación en este campo que se están empezando a desarrollar en Chile.

Existen magníficas iniciativas de educación en ciencias en el ámbito no formal en el país que no tienen un acompañamiento de investigación. OLADIC puede ser ese acompañante que ayude a validar la importancia de estas actividades.

¿Qué expectativas y desafíos genera la puesta en marcha del Observatorio Latinoamericano de Didáctica de las Ciencias desde el punto de vista de la educación no formal?

Actualmente, tenemos un déficit en el país respecto a la investigación de la enseñanza en ciencias en el ámbito no formal. Seguramente, esto tenga que ver con el segundo plano que se le otorga a este tipo de actividades en la educación y la falta de proyectos que las financien. La creación de OLADIC y su integración de la educación no formal es un gran impulso para promover estos proyectos, darles visibilidad y, al mismo tiempo, validarlos como herramienta para promover la educación científica.

Deja un comentario