Drástica caída de jóvenes interesados en estudiar para ser profesor de ciencias

Datos del Mineduc muestran una baja de 31,7% desde 2007 a la fecha en el número de matrículas en pedagogías en ciencias. Expertos coinciden en que debe cambiar la metodología de la enseñanza, si se quiere atraer a más profesores al área científica.

522-820x385-1

 

La Encuesta Nacional sobre Percepción Social de la Ciencia y la Tecnología en Chile de Conicyt reveló que para los chilenos la ciencia es un área de interés, pero esa declaración no va de la mano del conocimiento. El 51% de los encuestados califica el nivel de educación científica que recibió como “bajo” o “muy bajo”. Más valorados son el deporte y la tecnología, según este estudio.

No es extraño, entonces, que para los jóvenes estudiar pedagogía en ciencias no sea atractivo. Según cifras del Ministerio de Educación (Mineduc), desde 2007 a la fecha el número de inscritos en pedagogías en ciencias en las universidades disminuyó 31,7%, pasando de 4.246 a 2.900.

Para Victoria Velarde, directora del Programa de Pedagogía en Enseñanza Media en Ciencias y Matemática de la U. Católica, el problema parte en el colegio. “Los alumnos no se interesan por el área científica, porque la encuentran aburrida. Se produce un desagrado por aprender y luego no tienen intención en estudiarla”.

Hoy es un grave problema, dice, y es necesario cambiar la metodología de enseñanza. “Si se quiere atraer a más profesores a esta área necesitamos profesores que desarrollen un aprendizaje más activo con los estudiantes”, dice Velarde.

Valeria Cabello, investigadora del Centro de Investigación Avanzada en Educación de la U. de Chile (Ciae) y formadora de profesores de ciencias, explica que la baja en la matrícula es un problema global. “Se ha hecho énfasis en muchos países para atraer buenos candidatos. Y de eso ha sido parte Chile, donde debido al déficit se están contratados biólogos o químicos sin formación pedagógica. La ciencia escolar empodera a los ciudadanos y para los que están interesados en ella, les abre las puertas al área científica”.

Para que los estudiantes de cuarto medio se enrolen en carreras científicas, dice Cabello, deben existir buenos profesores, apasionados y que hagan de la ciencia algo digerible.

Iniciativas

El interés del estudiante está determinado por cómo se enfrenta emotivamente a la clase. Aspecto que analiza un proyecto del Ciae y la U. de Helsinki (Finlandia), que a través de una aplicación en celulares consultará a alumnos sobre la clase de física en tiempo real.

La investigadora Beatrice Ávalos, parte del proyecto que está en fase piloto, dice que buscan conocer la reacción emotiva de los estudiantes con las ciencias en la medida que van ocurriendo los procesos de enseñanza. “No está destinado a medir la efectividad de la enseñanza o resultados de las pruebas, sino el grado de compromiso que sienten cuando está ocurriendo la enseñanza, un factor muy importante para el aprendizaje”, dice Ávalos.

Anna Inkinnen, profesora de educación básica y asistente en el proyecto de la U. de Helsinki, dice que este tipo de estudios no se enfoca en aspectos cognitivos, sino emotivos y de compromiso. “Algo muy importante dentro de un contexto en que el interés por la física y por las ciencias en Finlandia está declinando”, resalta.

Otro aspecto que se debe considerar, dice Cabello, es la sobrecarga en el currículo como un factor desmotivante para los profesores. “Pasar contenidos se convierte en una tarea mecánica. Es una visión obsoleta de la pedagogía, en que el currículo te obliga a tener una enseñanza centrada en el contenido”, explica. Eso hace que aunque el estudiante esté motivado por buenos modelos de profesores y se decida a estudiar pedagogía, lo que más hará en su trabajo será pasar materia.

Para tener más y mejores profesores en ciencias, el Mineduc busca transformar cómo se estudia y se ejerce la pedagogía.

Jaime Veas, director de Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e Investigaciones Pedagógicas del Mineduc, explica que el nuevo sistema de desarrollo profesional docente promueve una formación de calidad para profesores, mejora los sueldos y da más tiempo para preparar las clases.

Además, dice Veas, crea una carrera profesional docente atractiva y garantiza formación gratuita para el desarrollo continuo de los profesores. “Esperamos que estos factores influyan la decisión y valoración de las nuevas generaciones de las pedagogías en general, y también de las ciencias”.

Otra iniciativa del Mineduc es el Programa de Indagación Científica para la Educación en Ciencias (Icec). Daniel Caffi, encargado del Icec, dice que el programa partió en 2015, está presente en 11 regiones y se implementa con la colaboración de 13 universidades. Busca cambiar el enfoque pedagógico de la indagación científica, para cambiar la visión tradicional de las clases de ciencias. “Es valorar los datos y la observación del alumno y crear, a partir de la participación activa de los alumnos, conocimientos, habilidades y actitudes científicas”, explica.

Deja un comentario