Conoce la experiencia de las docentes del colegio Parroquial Santa María Goretti utilizando la caja Expermento |4+ de la Fundación Siemens

Conversamos con Delia Cisternas y María del Pilar Martínez, profesoras de Educación General Básica, para conocer más detalles sobre el interesante trabajo colaborativo que han desarrollado en torno al material didáctico del programa Experimento.
DSCN6369
Por Denisse Espinoza Ramos

Delia Cisternas es profesora de Educación General Básica con mención en Ciencias, estudió Ciencias Naturales en la Universidad de Playa Ancha (UPLA) y en este momento se encuentra terminando de cursar el Magíster en Didáctica de las Ciencias Experimentales que dicta la Facultad de Ciencias de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

Delia trabaja desde hace 31 años en el colegio Parroquial Santa María Goretti de Concón, lugar donde imparte clases de Ciencias Naturales a estudiantes de quinto a séptimo básico, y de Arte a los estudiantes de quinto y sexto básico. Además, es profesora jefa de sexto básico.

La docente también participa en algunos proyectos de investigación vinculados a la educación, por ejemplo, colabora con la realización de artículos para el Centro de Investigación Avanzada en Educación (CIAE) de Universidad de Chile.

Asimismo, Delia pertenece desde el 2013 al grupo Profesores Reflexionando por una Educación Transformadora en Ciencias (PRETeC), con quienes se reúne cada viernes para reflexionar sobre sus prácticas pedagógicas.

La suma de todas estas experiencias le permitió a Delia participar en el programa Experimento que la Fundación Siemens desarrolla en nuestro país en conjunto con el Observatorio Latinoamericano de Didáctica de las Ciencias (OLADIC).

Dicho programa contempla la entrega de cajas de materiales didácticos y guías para realizar alrededor de 130 experimentos que buscan ayudar a que los estudiantes profundicen los conocimientos en el área de ciencias. Estas se agrupan en tres segmentos: caja Experimento |4+, dirigida a niños y niñas entre 4 y 7 años; caja Experimento |8+, dirigida a niños y niñas entre 8 y 12 años; y la caja Experimento |10+, dirigida a jóvenes de entre 10 y 18 años.

En primera instancia sólo se repartieron cajas Experimento |4+ en la región. A pesar de estar orientada a niños pequeños, hay profesores que se han propuesto el desafío de trabajar con ella y contextualizar este material a sus cursos, que son de estudiantes mucho mayores. Lo anterior, ha hecho disparar la creatividad de estudiantes y profesores, que si bien, no siempre han usado el material para el propósito que estaba diseñado, lo han aprovechado al máximo con sus estudiantes.

Para que el material fuera conocido por los demás alumnos de su colegio, Delia puso a disposición de los demás profesores la caja Experimento |4+.

“Cuando recibí la caja pensé en instaurarla de manera oficial en mi colegio a través de una capacitación sobre su uso en el Consejo de Profesores, pero no se pudo gestionar porque todos los consejos están pauteados desde principio de año. Entonces, no se pudo hacer lo que yo quería, pero sí pude realizar, de manera más informal, una introducción a una profesora”, contó la pedagoga.

De esta manera, Cisternas logró compartir experiencias con María del Pilar Martínez Duque, profesora de Educación General Básica, egresada de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, con treinta y cinco años de experiencia, y que actualmente está a cargo del segundo año básico del colegio parroquial Santa María Goretti.

“Afortunadamente vengo compartiendo con Delia desde hace muchos años en el área de las Ciencias Naturales. Sin embargo, este año ha sido súper enriquecedor por los estudios que está haciendo Delia y la riqueza de sus valores. Yo le agradezco que comparta porque nosotros como profesores somos un poco egoístas. Admiro también su capacidad perfeccionarse, a pesar de que esta pega te demanda harto tiempo. Hay que pensar que uno también es mamá, dueña de casa, etcétera, y yo veo a Delia muy motivada con lo que hace. Le agradezco que ella quiera compartir la reflexión, que pregunte mi opinión y que busquemos en conjunto nuevas metodologías”, señaló Martínez.

Conversamos con Delia Cisternas y María del Pilar Martínez para conocer más detalles de esta interesante experiencia colaborativa en torno al material didáctico del programa Experimento.

¿Cómo se ha desarrollado el trabajo en el aula con la caja Experimento 4+ entregada por la Fundación Siemens?

Delia: La caja la he utilizado dos veces con los estudiantes de quinto año básico para trabajar en torno al tema del cuerpo humano. Me ha permitido que ellos puedan ubicar los órganos del sistema digestivo, circulatorio y respiratorio en el cuerpo humano, y, la verdad, lo hicieron super bien. Esta actividad me permitió comparar y revisar los conceptos previos que los niños tenían en esta materia. Por ejemplo, hice una actividad indagatoria con la banda elástica para que comprendieran el largo del sistema digestivo y agregamos las glándulas anexas. Eso no aparecía en la guía, yo la modifiqué y resultó súper bien. También hicimos medición de los latidos cardiacos y del pulso, los niños escucharon con el estetoscopio sus latidos e hicimos una gráfica de eso. Además, utilicé la caja para constatar la energía exacta de electrones dentro de un circuito. Hicimos una actividad en la que los niños se toman de las manos y se van presionando unos con otro para que simulen el circuito de la energía. Durante esta semana voy a trabajar con el mismo circuito con los estudiantes de sexto básico. Asimismo, vimos cómo se manifiesta la energía química que está en una pila hacia la energía mecánica de un ventilador con los sonidos. También en séptimo básico utilicé los motorcitos porque necesitábamos simular las placas tectónicas, usamos varios motores con unos resortes, e hicieron la simulación del sismo. Resultó súper interesante. La caja tiene tres ejes que son súper complejos. El de energía cuenta con materiales, que uno de repente no tiene en el laboratorio, y eso lo encuentro formidable. Me parece súper interesante, por ejemplo, para el tema del medio ambiente hay unos filtros que permite ver la contaminación del agua. Yo estoy trabajando con la caja 4+ que está dirigida a niños de Kínder, tuve acceso a la carpeta y encontré cosas súper interesante.

María del Pilar: Por mi parte, también trabajé en torno al cuerpo humano. En la introducción les dije que nuestro cuerpo era una verdadera máquina y les preguntaba qué necesita un auto para que se pueda mover. Algunos decían que había empujarlo, otros hablaban de la bencina. Entonces, les propuse dibujarnos. Formamos grupos de tres niños, nos fuimos al patio, les pasé papel kraft y uno de los niños se tenía que tender sobre el papel mientras los otros dibujaban la silueta. De vuelta en la sala, tuvieron que pensar dónde estaban los órganos en nuestro cuerpo. Para eso utilizamos las figuras de la caja Experimento. Como no había cantidad suficiente de figuras, las fueron rotando. ¡Si pudieran mirar los dibujos se darían cuenta que están puestos en cualquier parte! Son las concepciones que traen ellos. Yo me tenía que aguantar la risa porque los órganos estaban súper desordenados. Lo único claro era la ubicación del corazón. Fue una clase súper entretenida. Entonces, les puse en la pizarra un dibujo del cuerpo humano para que comparan con lo que habían hecho. Para ellos fue realmente impactante. Dentro de la caja también venía una banda grande y coincidió que estábamos viendo medidas matemáticas. Entonces, les dije que se imaginaran las “tripitas”-como dice uno comúnmente- y que esa tripita se llamaba intestino delgado. ¡Yo desconocía la cantidad de metros que tiene el intestino delgado! Yo le decía a Delia que debíamos guardar, por ejemplo, los modelos que hace con cursos más grandes para utilizarlas con los niños de básica. Ahora comenzamos a trabajar el estado del agua, ver cómo se encuentra el agua naturalmente. Entonces, tomé unos hielos y los llevé a la sala. Los dejé ahí un rato y después le pregunté si se habían fijado qué había pasado con los hielos. “Se hicieron agua”, me dijeron. Ahí comenzamos a conversar porqué se habían derretido y surgieron súper buenas preguntas. Ha sido súper enriquecedora la experiencia, y la verdad es que si uno no se dedica más es sólo por la falta de tiempo y espacio para juntarnos y reflexionar entre profesores. No tenemos esas instancias y además somos muy egoístas. En ese sentido, ha sido súper positivo trabajar con Delia.

¿Cómo han reaccionado los estudiantes al trabajar con los materiales didácticos?

María del Pilar: Los chicos del curso del que tengo jefatura, que es segundo básico, son súper dispersos, me toma como veinte minutos para que pongan atención, pero he logrado que se motiven harto con el área de las Ciencias Naturales. Los chiquillos están acostumbrados a que uno le de las respuestas, pero ahora salieron preguntas estupendas. Los niños están muy motivados y están pendientes de los días que le toca las clases de Ciencias Naturales, para ver qué vamos a hacer. A lo que no me he atrevido todavía es a llevarlos al laboratorio porque más de alguna embarrada se pueden mandar. Si continuo con ellos el próximo año los llevaré para que se vayan acostumbrando. A veces las mamás también son muy aprensivas y les da miedo que los niños trabajen en laboratorio. Este año podríamos haber hecho más actividades, pero me falta todavía normalizar ciertas prácticas.

Delia: El material es súper novedoso, muy fácil de trasladar, muy simple y cotidiano, lo que permite que pueda replicarse si falta algún material. A los niños les gusta muchísimo, son materiales súper amigables, fáciles de manipular. Ahora me toca energía eléctrica y los chicos no hallan la hora de trabajar con las piezas y las pilas. Está súper interesante el trabajo, los niños se ven súper motivados y se nota que les entusiasma usar el material.

¿El colegio y los demás profesores cómo se han vinculado con caja Experimento?

Delia: En general, siento que los docentes de mi colegio están muy ocupados o no tienen la dinámica de la reflexión docente. En cambio, con Pilar sí la tenemos, nosotras hacemos reflexión, tenemos la costumbre de compartir materiales, estrategias o planificación en torno a nuestras clases. Entonces creo que si no hay una motivación de parte de los demás profesores el trabajo no funciona.

María del Pilar: La verdad es que faltan espacios para hacer comunidad, para compartir las experiencias con otros colegas. Yo soy una profesora que no puede ser egoísta, pero a veces te encuentras con colegas que no quieren compartir. No tenemos los espacios, pero muchas veces no están las ganas tampoco. Los profesores no nos podemos quedar sentados y limitar nuestro quehacer porque no nos pagan lo que queremos o merecemos. El cambio parte por uno, por reconocer nuestras debilidades y por querer hacer otras cosas.

¿Cuáles han sido las principales dificultades de utilizar este material?

Delia: Una de las dificultades fue que el profesorado en general no tiene como dinámica la reflexión y compartir prácticas, no es una práctica recurrente que llegue alguien a ofrecerte alguna ayuda, el otro no lo recibe, lo miran con desconfianza. Por eso, yo insisto en la importancia de reflexionar como profesor sobre lo que me pasa con esta caja, qué me pasó con este material, cómo fue el concepto. No se trata sólo de hacer la guía, detrás hay un concepto científico que hay que reafirmar. No es cosa tampoco de aplicar rápido lo que dice la guía. Desde la didáctica y de la enseñanza de la Ciencia hay que filtrar bien la idea fundamental que tiene cada guía. Esa es la pega del profesor, no sirve pasar la guía no más, puede que lo hagan bien, pero puede que no. Debe ir detrás una reflexión docente, contactarse con otros profesores. Si no se transforma el profesor en un ejecutor solamente. Que tengan impacto en los estudiantes depende del profesor, él debe empujar la reflexión, enfocar hacia la idea fundamental que tiene el recurso. Y yo no tengo claro si todos los profesores acogen bien lo que son las ideas fundamentales.

¿Ha influido su formación profesional en sus prácticas docentes?

María del Pilar: La formación es importante. En la PUCV nosotros teníamos fundamento y enseñanza. Una vez nos pidieron una tremenda caja con material para laboratorio, pero yo pensaba en ese tiempo de qué me sirve, lo que yo necesito es que ayuden a enseñar a los niños. Los mismo en laboratorio, nos hacían actividades para chiquillos de enseñanza media, pero yo soy profesora de Educación General Básica… Si yo he logrado cambiar mis prácticas, ha sido por las mías. Yo sé que es más pega, pero a la vez en mi época no había laboratorios en colegios, no había data… Para mí sería súper fácil pasar la materia solamente, pero no es lo que quiero. Yo llevo treinta y cinco años trabajando y podría estar enfocada solo en jubilar, pero no, yo quiero hacer cosas. Me reconforta harto lo que estoy haciendo. Quiero que algo de esta vieja se les quede a mis estudiantes.

Delia: El paso por el PRETeC ha sido significativo, en verdad yo creo que uno siempre tiene que hacer una reflexión más profunda. No se trata de hacer una actividad por hacerla, valoro muchísimo la conversación, el diálogo y la reflexión con otros docentes, o sea nosotros tenemos mucho que decir y eso hay que rescatarlo, hay que motivarlo, hay que sacarlo a flote. Afortunadamente, al parecer viene mucho del Ministerio de Educación el alineamiento hacia la reflexión y creo que eso es super bueno porque los docentes hacemos cosas que caen más en lo ordinario, solucionamos muchas cosas dentro del aula. Y es precisamente la reflexión lo que hace que nosotros seamos docentes y no seamos técnicos nada más. Creo que la guía hoy es un muy buen recurso, siempre y cuando el profesor se apodere de lo que es, un profesional que puede usarla como corresponde. En ese sentido, el paso por el Magíster en Didáctica de las Ciencias Experimentales de la PUCV ha sido super relevante. Hace un año atrás yo no tenía claro, por ejemplo, que solo me enfocaba en los contenidos. En la universidad no nos prepararon con las competencias que requiere realmente un profesor de Ciencias. Todas estas experiencias me han permitido darle una vuelta a mi profesión, entender que soy responsable de mi quehacer, hacer una reflexión profunda sobre cuál es mi misión como profesor de Ciencias, y creo que eso es súper importante.

¿Algo que les gustaría agregar?

María del Pilar: Quisiera darle las gracias por el trabajo que están haciendo OLADIC y la Fundación Siemens. Espero que los docentes podamos contar con un espacio de reflexión, no para generar más lucas, si no para obtener nuevas herramientas y seguir motivando a los chiquillos. Cuando estudiamos esta carrera sabíamos que no íbamos a ganar buena plata, pero no le podemos pasar la factura a los estudiantes. Yo estoy agradecida de los profesores jóvenes, no me avergüenza reconocer mis debilidades. De mis alumnos en práctica he aprendido enormemente, yo aprendo de ellos y ellos aprenden de mí.