Dr. Cristian Merino: “Si los sistemas de evaluación siguen siendo los mismos, vamos a seguir estando donde estamos”

El Dr. Cristian Merino  es académico e investigador del Instituto de Química de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV). Desde la fundación de Oladic ha colaborado especialmente desde su área de investigación: la didáctica de las Ciencias. Su trabajo lo ha llevado a investigar y estudiar la enseñanza y aprendizaje de la Química en […]

El Dr. Cristian Merino  es académico e investigador del Instituto de Química de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV). Desde la fundación de Oladic ha colaborado especialmente desde su área de investigación: la didáctica de las Ciencias.

Su trabajo lo ha llevado a investigar y estudiar la enseñanza y aprendizaje de la Química en todos los niveles educativos y formas, ya sea en espacios formales o no formales. “A lo que yo me dedico, particularmente, es al diseño instruccional con el uso de estrategias cognitivas o tecnológicas para favorecer la enseñanza y aprendizaje de las Ciencias y, específicamente, de la Química”, comenta.

“La Química ha desarrollado todo un constructo de ideas para poder explicar los fenómenos que se encuentran a su alrededor, pero ese constructo de ideas tienen un nivel de abstracción tan alto que necesitan de mediadores para que una persona pueda entender y comprender”, cuenta Cristian Merino sobre el proyecto Fondecyt en el que ha estado trabajando desde el año 2015 titulado  “Diseño, validación y evaluación de secuencias de enseñanza aprendizaje en ciencias para promover capacidad metavisual mediante realidad aumentada”. En el contexto de este proyecto desarrolló recursos educativos como un cuadernillo de trabajo y una aplicación informática, que incluso se puede descargar desde Google Play.

“Esta aplicación cuenta con un recurso llamado ‘realidad aumentada’, que lo que hace es que sobre una imagen en 2D proporciona mayor información, para que tú con esa mayor información logres visualizar de mejor forma el fenómeno que se está tratando de trabajar (…) A lo que yo me dedico precisamente es investigar cómo poder entregar los mejores procesos de instrucción que contengan este tipo de recursos y, por otro lado, estudiar qué significa para un estudiante interactuar con este tipo de recursos en su proceso de relacionar ideas”, señala el académico.

La enseñanza de Ciencia hoy en Chile

Respecto a la enseñanza de la Ciencia y el desarrollo de este campo en el país, Cristian Merino comenta que lo que ocurre es que “por mucha innovación que se desarrolle en la enseñanza de las Ciencias; es decir, tener distintos tipos de concursos, tener distintos tipos de innovaciones, focos, enfoques curriculares que traten de ir desde lo que conocen los estudiantes hacia una conceptualización más teórica o viceversa, vamos a quedar siempre atrapados en los sistemas de evaluación”.

“A un profesor de Química lo podrás dotar -a nivel de universidad- de miles de recursos y estrategias, pero si los sistemas de evaluación siguen siendo los mismos, vamos a seguir estando donde estamos (…) Entonces, si queremos cambiar de alguna forma el cómo la gente aprende o cómo la gente enseña en las escuelas tenemos que cambiar el sistema de evaluación. El problema es que eso es muy difícil, es muy complejo, porque tratar de cambiarle el sistema de evaluación a una persona es muy complicado, especialmente porque hoy lo que se evalúa es principalmente el conocimiento memorístico y no las habilidades y actitudes de los y las estudiantes”, ejemplifica el profesor Cristian Merino.

Dada su experiencia internacional, cuenta: “en algunos lugares trabajan bastante el aprendizaje por proyecto, y se trabaja sobre la base de la elaboración de un producto o innovación”, lo que significa que todos los documentos y dispositivos son consensuados y trabajados con los propios estudiantes, como también los indicadores de evaluación del producto; es decir, se tiene un producto que hay que diseñar y se realiza la pregunta: ¿cuáles creen ustedes (estudiantes) que son los criterios que van a diferenciar un buen producto de un producto no tan bueno o algo completamente malo?

Agrega que “los estudiantes, en ese sentido, son bastante críticos y son bastante autoexigentes para considerar un producto de buena calidad. El problema está ahí en que los procesos de evaluación también está el gran componente de que cuanto tú evalúas emites un juicio y para poder emitir un juicio tienes que conocer al otro y para conocer al otro debes dar una cuota de confianza”.

Didáctica de las Ciencias: enseñanza y aprendizaje

La didáctica de las Ciencias es una disciplina que se preocupa por estudiar e investigar los procesos de enseñanza y de aprendizaje de las Ciencias. Su área de actuación se extiende a contextos tanto académicos, científicos, como también cotidianos.

“Las mujeres tienen harto que decir en el campo de las Ciencias, tanto en la enseñanza como el aprendizaje, al igual que reconocer y valorar y enseñar que los pueblos originarios también tienen algo que decir respecto a las Ciencias”. En el área de la enseñanza, la didáctica ayuda en torno al desarrollo de procesos de instrucción en contextos diferentes al aula escolar “por ejemplo, a aulas hospitalarias, a cárceles, campamentos, tercera edad, formación de adultos, nocturna, vespertino, en la formación técnica, en la formación de licenciados, en la formación de posgrado (…) Es decir, hay miles de escenarios en que la didáctica de las Ciencias puede decir muchas cosas”, expone Cristian Merino.

¿Cuáles son los retos de este campo actualmente?

“Existen muchos retos… Si bien se ha ido avanzando, creo que todavía falta muchísimo, el primer reto es que la didáctica se reconozca como una disciplina que puede aportar y entregar un valor añadido a la formación de los niños que se encuentran en los jardines infantiles, de las educadoras de párvulo que se encuentran en esos jardines, de los distintos niños y niñas que se encuentran en colegios privados y municipales en educación básica, a los profesores de educación básica, con o sin mención en Ciencias, a los profesores de las diferentes Ciencias de enseñanza media y sus respectivos estudiantes, en la universidad en lo que es la formación de académicos, porque muchas veces los académicos tienen doctorados en sus especialidades pero cuando tienen que enseñar eso se les vuelve también una complejidad y ahí la didáctica también puede aportar en aquello, y en los estudiantes universitarios ya que muchos de ellos traen dificultades para entender y comprender ciertos conceptos donde la didáctica también los puede apoyar en mostrarles que existen distintas formas de entender un contenido. Y, por otro lado, a nivel de Gobierno entender que necesitamos recursos para investigar y que se hace necesario contar con fondos donde la didáctica pueda tener su espacio para postular y que se necesitan también centros de investigación que permitan de alguna forma aglutinar el sector público con el sector privado para la formación de profesores, para la formación de ciudadanos, para la formación de monitores, para la formación de distintos actores, para la protección del medioambiente, campañas, y profesionales que de alguna forma pueden facilitar esto de emocionarse con una disciplina o con un conjunto de disciplinas, que te permiten leer el libro de la naturaleza”.

Sobre su participación en Oladic

Oladic comenzó en el año 2016 y desde su fundación el doctor en Didáctica de las Ciencias Experimentales, Cristian Merino, ha estado colaborando como asesor.

“Lo que busca Oladic es precisamente poder mostrar que a nivel latinoamericano hay distintas formas de aterrizar en las aulas la química, la física, la biología, en general, las Ciencias Naturales, compartiendo experiencias que pueden ser muy valiosas y destacando esas innovaciones que hacen también los profesores en sus aulas, en sus contextos, con sus restricciones, con sus estudiantes, con las potencialidades que tiene cada uno de esos chicos y chicas dentro del aula. Oladic busca visibilizar esto, porque en la campaña de un currículo de estandarizar y homogeneizar conocimientos, metodologías, modelos de enseñanza se pierden, precisamente, todas aquellas experiencias que se desmarcan de esas lógicas de estandarización y pueden ser muy ricas, y para otro docente que está buscando cómo emocionar, cómo maravillar a sus estudiantes con la Ciencia, tal vez en el compartir con otros académicos o con otro profesor hay una posibilidad que puede servir de ejemplo para trabajar en su propia aula”.
¿Cómo ve el futuro de la Educación de las Ciencias y qué propondría al respecto?

“Como sociedad tenemos que entender que debemos centrar una formación científica aprovechando los laboratorios naturales que disponemos en el país, tenemos  más de 4.700 km de costa y podríamos, por tanto, tener una formación ciudadana científica muy rica en el conocimiento sobre el mar, pero tú ves en nuestro currículo un mínimo lo que ahí aparece, con respecto a la energía que se podría obtener a partir del movimiento de las olas, el agua que se podría obtener teniendo conocimiento de osmosis, la riqueza de los recursos naturales que hay en el mar en cuanto a biodiversidad. Tenemos uno de los territorios más ricos en cierto tipo de minerales que son específicos. A mí no me gustaría que nos pasara lo mismo que nos pasó en los años 20 con el salitre, que dependíamos tanto de eso hasta que un señor alemán, al otro lado del mundo, inventó la forma sintética de obtener Nitrógeno y hasta ahí llegó el salitre nuestro. En Chile ya deberíamos estar construyendo autos solares y tener una propia compañía de autos solares, de baterías, de sistemas de obtención de energía de solar. Tenemos un desierto que podría perfectamente cubrirse con placas solares… ya se ha avanzado en ello, pero podría ser mucho más y tener una política pública que apoye más todavía ese tipo de desarrollo. En fin, hay muchos escenarios naturales en nuestro país que podrían ser protegidos, cuidados, pero a la vez aprovechados. Pero detrás de eso hay un conocimiento científico y ese conocimiento debería estar plasmado en nuestros currículos. En ese sentido, yo creo que el mensaje es para el Ministerio o para quien esté de alguna forma a cargo de las políticas públicas en el área de la formación científica de nuestro país y replantearse qué es lo mínimo, lo básico e irreductible que debería saber todo ciudadano de química, de física, de biología para, por un lado, autorregularse y autoconocerse como individuo y, por otro lado, para proteger, preservar y aprovechar de forma sostenible y sustentable los recursos que tenemos en nuestro país”.

Recomendaciones

Entre las recomendaciones del profesor Cristian Marino, para quien quiera conocer, estudiar e investigar sobre el área de la didáctica de las Ciencias, se encuentra el libro “Didáctica de las Ciencias en la Educación Secundaria Obligatoria”  de la editorial Síntesis, el que fue escrito por la profesora emérita de la Universidad Autónoma de Barcelona, Neus Sanmarti , y publicado el 2002. Este libro reflexiona sobre posibles líneas hacia las que orientar los cambios fundamentadas tanto en la investigación didáctica como en la práctica de aula.

Otra de las recomendaciones del profesor Merino es el autor Guy Claxton , conocido por desarrollar el enfoque Building Learning Power (BLP) . Este profesor emérito de Ciencias del Aprendizaje en la University of Winchester, se ha dedicado a dilucidar en parte cómo el sujeto aprende y, en ese sentido, en su producción académica y en sus libros facilita y proporciona algunas ideas desde el punto de vista psicológico sobre cómo promover la enseñanza de las Ciencias.

Desde el punto de vista filosófico, el profesor de física Agustín Adúriz-Bravo tiene, además de producción académica, una colección de cuentos muy atractivos e interesantes con los cuales trabajar la filosofía de las Ciencias. Esta colección de cuentos se encuentra disponible en el portal educativo Educ.ar  del Ministerio Educación de Argentina.

Desde el punto de vista del lenguaje, particularmente en química, el libro “Comenzando a aprender química: ideas para el diseño curricular ” de la editorial Aprendizaje Visor y que fue escrito por Juan Antonio Llorens Molina , el Dr. Cristian Merino lo sugiere para quien busque un conjunto de ideas y de experiencias claves en torno al lenguaje, la comunicación y en cómo iniciar sus primeras experiencias de clase desde una perspectiva diferente.

Por Catalina Portales