Testimonio

Profesor Carlos Montenegro Coordinador de la Academia de Astronomía Willka Wara de la Escuela El Sauce de Los Andes Docente integrante del Programa ICEC PUCV   “Llevo más de 10 años trabajando en la Escuela El Sauce como profesor de Ciencias Naturales y coordino la Academia de Astronomía Willka Wara, donde alumnos de todos los […]

Profesor Carlos Montenegro
Coordinador de la Academia de Astronomía Willka Wara de la Escuela El Sauce de Los Andes
Docente integrante del Programa ICEC PUCV

 

“Llevo más de 10 años trabajando en la Escuela El Sauce como profesor de Ciencias Naturales y coordino la Academia de Astronomía Willka Wara, donde alumnos de todos los niveles participan e investigan sobre la Astronomía desde nuestro territorio.

Actualmente estamos trabajando en “Petroglifos Cósmicos”, una investigación que está basada en el rescate patrimonial cultural. Es un proyecto que lleva tres años que este año pretendemos culminar y que está relacionado con la conexión que existe con los Petroglifos que hay en El Valle Aconcagua y en varias localidades de la provincia. La idea es ver la relación que existe tanto con algunas Constelaciones o Eclipses u otras realidades astronómicas. Utilizamos varios programas para comprobar de cierta manera la salida de los eclipses en periodos y los niños y niñas tienen que trabajar en el nombre de cada estrella, una de cada constelación… Por eso es el tiempo que nos hemos demorado.

En este contexto, valoro el lazo que he realizado en comunidad con el profesor Elías Leiva de la Escuela El Sauce. Con él hemos realizado un trabajo colaborativo en el cual nos hemos ayudado en temas formativos. El intercambio de ideas ha sido maravilloso y el apoyo en ciertos conocimientos que uno aveces tiene dudas en cuanto a la indagación científica y sus habilidades, por ejemplo.

Este trabajo ha sido bastante gratificante ya que nos hemos afianzado bien con el profesor Elías lo que nos ha ayudado y aportado de cierta manera a trabajar y fortalecer el desarrollo de los proyectos. Sin dejar de mencionar el apoyo constante de toda nuestra comunidad educativa.

Sin embargo, esta labor colaborativa no hubiera sido posible sin el Programa ICEC. El poder trabajar con otros docentes e intercambiar la ideas, por ejemplo, con los profes de la Escuela John Kennedy y del Liceo Max Salas, nos ha permitido ir desarrollando y potenciando un aprendizaje con elementos del ecosistema en el que vivimos.

Hemos ido intercambiando aquellas ideas y conocimientos para potenciar más el aprendizaje de los niños, entonces eso nos ha ayudado y apoyado bastante, porque son realidades totalmente distintas, realidades de una zona rural a una zona urbana, a un liceo, pero también eso a nosotros nos ha ayudado. Hoy somos una comunidad con otros colegios que se coopera constantemente.

Y así me he dado cuenta que el trabajo colaborativo es bastante importante por un tema de profesionalismo en realidad, creo que es bastante importante esos intercambios o esos conocimientos que uno tiene. Es importante intercambiar y dar conocer los puntos de vista, pero más allá de todo eso es sincerarse con las problemáticas que uno de repente tiene y aquellos colegas no pueden aportar ideas nuevas en la cual podemos fortalecer una unidad de aprendizaje.

Por último, quiero decirles a todos mis colegas docentes que nuestro trabajo tiene que ser con vocación de servicio, con ganas de conocer y de desarrollar las habilidades de nuestros estudiantes. Además, debemos comprometernos a trabajar en comunidades de aprendizaje: atreverse a trabajar con los pares.

También, quiero incentivarlos a desarrollar aprendizajes a través de contenidos transversales y así conocer la Ciencia desde varias aristas: el patrimonio, el entorno natural y cultural, por ejemplo. Siento que lo más importante cultivar al alumnado en base al descubrimiento, un ser autónomo y crítico. Y sobre todo querer hacer Ciencia sin prejuicios ni temores. Porque la Ciencia se puede en todo momento y lugar”.