Construyendo un Territorio STEAM Red Valparaíso

Dr. Cristian Merino Académico PUCV Coordinador STEAM Territorio Valparaíso Un Territorio STEAM se constituye, cuando un grupo de actores (por ejemplo, fundaciones, universidades, centros de formación, instituciones gubernamentales, establecimientos escolares) decide articularse para impulsar una mejor educación de ciencia y tecnología, desarrollar las competencias necesarias para el siglo XXI, y así fortalecer la formación integral […]

Dr. Cristian Merino
Académico PUCV
Coordinador STEAM Territorio Valparaíso

Un Territorio STEAM se constituye, cuando un grupo de actores (por ejemplo, fundaciones,
universidades, centros de formación, instituciones gubernamentales, establecimientos
escolares) decide articularse para impulsar una mejor educación de ciencia y tecnología,
desarrollar las competencias necesarias para el siglo XXI, y así fortalecer la formación
integral de la ciudadanía, el desarrollo social y sustentable en un espacio geográfico definido
cualquiera sea su tamaño (en nuestro caso Valparaíso).

Así, un “Territorio STEAM” nace del reconocimiento de una problemática, cuyas potenciales
soluciones están vinculadas en la relación entre los conocimientos teóricos y prácticos entre
la Ciencia, la Tecnología, la Ingeniería, las Artes y las Matemátcias, y se organizan en una
agenda en pro del bien común. En el centro de esta alianza están instituciones que cubren
las diferentes etapas de la cadena educativa, y la comunidad. Se observa así, un creciente
desarrollo e interés de actividades y programas de difusión divulgación y formación a nivel
universitario, fundaciones, centros de investigación y establecimientos escolares asociados a
STEAM. Pareciera ser que existe una cierta confianza en que la educación STEAM plantee
una perspectiva de integración curricular, asociándose a innovación y a ciertos beneficios
potenciales, aspectos que no necesariamente han sido resueltos por el currículo escolar.

También cabe señalar que un Territorio STEM no tiene un modelo único, cada uno de ellos
es fruto de realidades únicas y tiene una identidad propia. Responde a condiciones locales y
problemas e intereses propios. Es así como un barrio, una comuna, una ciudad, una región
ya sea urbana o rural, pueden constituirse como Territorio.

Sin embargo, algunas ideas que quedan para seguir reflexionando: ¿qué disciplinas debiera
englobar una educación STEAM para la formación asociadas a otras disciplinas (arte, diseño,
humanidades)?; ¿qué tecnologías usar (higt-tech, low-tech, reciclaje, etc.)?; ¿qué
metodologías privilegiar (ABP, IBSE, MBI, Makers, Learning by design, etc.); ¿qué prácticas
promover (ingenieril, científica, matemática, creativa, etc.)?; ¿qué nivel de integración
(multidisciplinar, interdisciplinar, transdisciplinar)? Lo importante pareciera ser que una
experiencia educativa STEAM debería contener: contexto, cooperación, creatividad y un
enfoque en la práctica que permita en los futuros profesionales ser capaces de identificar,
aplicar, reflexionar sobre las formas de hacer, pensar, hablar, de las ciencias, la ingeniería y
la matemática de forma más o menos integrada para comprender, decidir, actuar ante
problemas complejos, para construir soluciones creativas e innovadoras aprovechando las
sinergias personales y la tecnología disponible (Couso, 2017).

Actualmente, hay varios territorios en latinoamérica que están avanzado en su concreción,
por nombrar algunos de ellos: a) México-Toluca, b) Perú-Lima, c) Colombia-Medellín y d)
Chile-Valparaíso y Macro Zona Sur. Así debemos estar atentos a cómo estos territorios van
configurando este enfoque y se van concretizando en acciones y actividades desde las cuales poder participar.