Ciencia e Inclusión: Revisando algunos casos en Chile

Como Observatorio nos hemos preocupado e interesado por saber qué está pasando a nivel nacional y latinoamérica en relación a la inclusión y la Ciencia, pues creemos que la Ciencia y la educación científica debe ser accesible para todos y todas. Para conocer un poco más sobre el panorama actual de la inclusión en la […]

Como Observatorio nos hemos preocupado e interesado por saber qué está pasando a nivel nacional y latinoamérica en relación a la inclusión y la Ciencia, pues creemos que la Ciencia y la educación científica debe ser accesible para todos y todas.

Para conocer un poco más sobre el panorama actual de la inclusión en la Ciencia en nuestro país, entrevistamos a Richard Quinteros, profesor de Educación Especial de la PUCV y asesor en inclusión de la Feria de Ciencia y Tecnología para niños y niñas “Haciendo Ciencia Voy Creciendo”, actividad organizada por la Escuela de Pedagogía de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y el Proyecto Asociativo Regional (PAR) Explora de CONICYT Valparaíso.

Al consultar por cuáles son los ejes que abarca la inclusión, el profesor Richard Quintero explicó que “el hablar de Inclusión automáticamente significa pensar en las situaciones de exclusión. O sea en áreas de la vida hay cierto grupo de personas que por diferentes motivos, características o circunstancias de nacimiento, lingüística, de pensamiento, etc, se han visto excluidas o apartadas o discriminadas o violentadas de alguna manera. Entonces, cuando hablamos de Inclusión, en el fondo es hacernos conscientes de que hay personas que tal vez requieren ciertos apoyos más específicos y que de acuerdo a eso el resto que no vive esa particularidad en especial, sino que vive otras que tal vez son menos evidentes o que no son tan importantes en ese grupo social, van a tener que implementar ciertas medidas para realmente llegar a que las personas estén en igualdad de condiciones y oportunidades”.

“Y aquí traemos el concepto de los Derecho Humanos, de que las personas puedan vivir plenamente y ejercer todos sus derechos humanos en todas las áreas, de manera libre y que también eso implique que haya una toma de conciencia del resto a través de la empatia, los valores como son el respeto, la comunicación y otros más. Que permitirían que uno pueda vivir armónicamente en paz como se debería”.

Inclusión para la enseñanza de la Ciencia y otras disciplinas

Otro punto importante dentro de este contexto es conocer el cómo se puede tener presente a la Inclusión para la enseñanza de la Ciencia y otras disciplinas, Richard Quinteros planteó que es importante partir considerando cuáles son las barreras con las cuales se pueden encontrar nuestras y nuestros estudiantes, los obstáculos a nivel social o a nivel físico de temas arquitectónicos o de mobiliario donde se realizan ciertas actividades.

“Se debe pensar en aquellas barreras que tiene que ver con la accesibilidad de la información. Hay materiales que no son aptos para niños y niñas que requieren un tipo de apoyo en la parte comprensiva, accesibilidad cognitiva o discapacidad visual o auditiva. Entonces, tenemos que pensar en que ese material sea lo más universal posible y que también todas y todos puedan participar y disfrutar las Ciencia y la Tecnología. Y así poder desarrollar esas habilidades que tienen que ver con el compartir , el socializar, el tener intereses en comunes”, enfatizó.

En este mismo sentido Héctor Altamirano, Ingeniero Civil Industrial con un Máster en Tecnologías de la Información y creador de Ciencia Especial, proyecto que reúne actividades ludo-prácticas entorno a la educación especial, afirmó que la inclusión en términos de educación científica “son espacios de encuentro entre diferentes personas, profesionales y familias que de alguna forma se entiende que hay ciertas puertas que no se les van abrir y no debiese ser así. Entonces creo que esta debiese ser la oportunidad”.

Respecto a las oportunidades que hay en Chile en relación a la Inclusión en términos de educación científica, Richard Quinteros expresó que “hay bastante por crecer y hacer en este ámbito, si bien se han generado diferentes iniciativas a nivel de gobierno, instituciones públicas y privadas, pero nos queda mucho por avanzar aún. Enseñar y aprender ciencias, requiere de la adopción de un lenguaje de fórmulas y símbolos correspondientes a la especialidad, dominar sus instrumentos y emocionarse con la diversidad de fenómenos que nos rodean. En esta línea, un reto para enseñar Ciencias radica en los contextos de diversidad, especialmente a aquellos estudiantes con Necesidades Educativas Especiales. Entregar una educación adecuada para este perfil de estudiante, significa no sólo adoptar un modelo de desarrollo del currículo que facilite el aprendizaje en su diversidad, sino también una actitud y una convicción”.

Por su parte, Héctor Altamirano declaró que “primero hay que querer acercarse a las historias o situaciones de discapacidad y entender que para ellos se necesitan recursos y procesos un poco más largos, porque uno va a una escuela pública y puede que el laboratorio no esté del todo equipado, pero uno llega a una escuela especial y no hay laboratorio, no hay competencia ni intereses. Entonces son un montón de cosas. Y claro, si un docente quiere hacer un rescate educativo eso queda un poco en ideas personales, más que algo global y generalizado a nivel nacional”.

Experiencia:
Feria Científica: “Haciendo Ciencia Voy Creciendo”

La Feria Científica “Haciendo Ciencia Voy Creciendo” es una instancia que desde hace siete años se organiza en conjunto con el Escuela de Pedagogía de la PUCV con Explora Valparaíso. Han participado distintos equipos y significa una oportunidad en donde participan profesores de pedagogía y también algunos asesores científicos, equipo de estudiantes de las carreras que componen la escuela de Pedagogía, medios de comunicación y autoridades de la Universidad.

El día de la realización de la muestra científica es el momento de cierre en el cual las instituciones que postularon presentan su investigación científica: “La idea es que lo docentes desarrollen en algunos meses de trabajo una investigación en base a una problemática que se identifique como importante y que idealmente debe salir de su grupo de estudiantes y que el o la docente vaya orientando la investigación con el método científico. Es decir, que exista una pregunta científica, variables que se puedan medir, que se puedan establecer resultados y sobre eso ver si se comprobó o no la hipótesis inicial”, declaró.

Y durante la jornada, cada grupo de no más de cinco estudiantes por institución con su docente dan a conocer los diferentes materiales y su investigación. Donde también, el equipo de evaluadores externos al equipos de la feria van aplicando una pauta de evaluación en cada investigación y después se eligen dentro de los grupo de parvularia y educación básica a quienes serán destacados.

¿Cómo ha sido el proceso de instalar la Inclusión en este evento de la Feria Científica?

“Primero hay que decir que esto ha sido un proceso bastante espontáneo. Incluso el año pasado, que fue cuando yo me incorporé al equipo, ya estaban participando escuelas especiales de diferentes comunas de la Quinta Región, porque como iniciativa propia había profesores que querían trabajar el tema de la Ciencia en sus establecimientos junto a sus estudiantes. Entonces empezaron a participar, ya que les llegaba la información de la convocatoria y como en ninguna parte decía que las instituciones especiales no podían participar. Ahora de manera más intencionada se me pide tener en cuenta el tema de la inclusión de manera transversal que se manifieste en todos los productos que tiene la feria”, comentó Richard Quintero.

Experiencia:
Seminario: “Educación científica inclusiva: Cómo abordar los desafíos de la diversidad desde la Ciencia”

El pasado 4 de septiembre la Fundación Ciencia Joven realizó el Seminario “Educación científica inclusiva: Cómo abordar los desafíos de la diversidad desde la Ciencia”, una actividad que surge como una iniciativa para poder abordar diferentes temáticas contingentes y que estén vinculadas con educación científica.

“Nuestra propuesta fue posicionar el tema y ver qué estaba pasando, porque no sabíamos qué estaba pasando. Porque no hay un trabajo de por medio en algún iniciativa con estas tres temáticas que abordamos. Creo que tuvo muy buena recepción por parte del público el día del evento”, afirmó Eduardo Guzmán Director de Chile de Ciencia Joven.

El seminario abordó las siguientes miradas:
– Interculturalidad, la que buscaba abordar temática como pueblos originarios e inmigrantes.
– De género, no solo enfocado en mujeres sino que también en la orientación sexual.
– Necesidades educativas especiales, tanto congestivas como físicas.

El modelos del Seminario fue de tres mini charlas iniciales, una por cada tema y luego tres paneles paralelos, en donde el público se inscribió previamente y participo según su elección. Estas charlas iniciales fueron para dar contexto de la temática con alguna experiencia en particular que se estaba haciendo y después los paneles tuvieron alrededor de cinco o seis invitados cada uno, abordando la temática de forma distinta, para poder generar discusión entre ellos y con el público.

¿Por qué nace la idea de crear un Seminario?
“Porque es una actividad en la que nosotros nos vinculamos con un público más general que son profesores o personas vinculadas a la educación y la temática de la Ciencia. Y poder destacar algunos tema continente de la educación científica y que es importante conversar y posicionar. Reconocer lo que se está haciendo, las opiniones, y generar este espacio de discusión que es lo más reconocido. Es así, como desde 2013 que empezó el seminario hemos abarcado diferentes temática: políticas públicas, formación docente, educación no formal, inclusión. Y consideramos que son temas súper importante y que de repente tampoco hay tanta conversación de ellos”, destacó Eduardo Guzman.

Experiencia
Ciencia Especial: Actividades lúdicas y prácticas para la Educación Especial

Este proyecto es un compilado de actividades ludo-prácticas de ciencia, especialmente pensadas para Educación Especial. Cada actividad propone la confección y armado de un juguete, que en funcionamiento pone en práctica un concepto de Ciencia. Las explicaciones del armado de las actividades se presentan en formato revista y video, que permiten dar mayor información y atractivo a la confección y realización de las actividades, los cuales están traducidos a lengua de señas, para poder ser comprendidos por las personas con discapacidad auditiva.

La idea nace al cuestionarse sobre qué puede ser novedoso en la educación, sobre esto Héctor Altamirano manifestó que “aunque no sea un tema formal donde se esperen los resultados para apoyar algo, sino que proponer algo. Entonces ahí dijimos que vamos a enseñar con juguetes y el poder iniciales llegar a todos los niños y niñas. Y en una presentación piloto que hicimos a un grupo de amigos y cercanos nos presentaron esta interrogante de qué pasaba con quienes tenían discapacidad. Ahí pensamos en que podíamos ser una propuesta más inclusiva”

¿Cómo ha impactado este proyecto en sus beneficiarios?
“Las escuelas quedaron con un producto fabricado por ellos mismo. Los chicos con autismo, por ejemplo participaron dentro de la clase. Ese tipo de cosas y ver a los padres contentos nos hizo darnos cuenta de que estaba funcionado. . Creo que llegamos a marca un precedente como una alternativa en educación”, contó Héctor Altamiranos fundador y creador de este proyecto.

Actualmente su material didáctico está disponible en BP Digital y cuenta con descarga gratuita para todos quienes deseen acceder a la revista.

Experiencia
Acacia: Fomentando la integración universitaria a partir del diseño y validación de un sistema de Centros de Apoyo y Desarrollo Educativo Profesional (CADEP) en América Latina

ACACIA es un proyecto entre 14 universidades que buscan fortalecer la integración universitaria a partir del diseño y validación de un sistema de Centros de Apoyo y Desarrollo Educativo Profesional (CADEP) en América Latina, mediante la cooperación intra e interinstitucional en la producción y desarrollo de recursos didácticos y tecnológicos, y en la generación de estrategias de fomento socioafectivo a poblaciones en riesgo de exclusión universitaria.

Dentro de sus objetivos están:

  • Desarrollar la autonomía de profesores y personal responsable en la creación y apropiación de contenidos y adaptaciones accesibles y personalizables, en ambientes de comunidades de práctica.
  • Usar, reutilizar y crear aplicaciones y dispositivos orientados a cubrir necesidades educativas específicas de las poblaciones en riesgo de exclusión universitaria.
  • Desarrollar competencias didáctica de profesores y estudiantes para profesor en el diseño, gestión y apropiación de ambientes de aprendizaje y de propuestas didácticas accesibles que incorporan la afectividad, a partir de los referentes curriculares definidos en el proyecto ALTER-NATIVA.
  • Desarrollar la competencia institucional con un sistema de detección, seguimiento y apoyo de necesidades emocionales y diferencias socioculturales en estudiantes, con un enfoque diferencial para la mejora del rendimiento académico y la reducción del abandono estudiantil.
  • Desarrollar competencias institucionales en gestión de Centros de Apoyo y Desarrollo Educativo Profesional (CADEP) y en cooperación solidaria intra e inter institucional, a partir de la integración de todos los módulos del Centro en la producción y comunicación de información sobre soluciones e investigaciones educativas.

Para conocer por cómo se está ejecutando este proyecto en Chile conversamos con Cristián Merino, Profesor de Química y Ciencias Naturales, Dr. en Didáctica de las Ciencias Experimentales y quien es parte de la red de ACACIA: “Actualmente hay dos instituciones participando en red en este proyecto; la Universidad de Antofagasta y la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Cada una liderando un Paquete de Trabajo. En el caso de la UA todos los aspectos de diseminación del proyecto en la comunidad y la PUCV en la preparación técnica de diferentes aspectos y lineamientos de base para la instalación de los CADEP”, contó el académico.

Sobre las proyecciones de de esta iniciativa a nivel local y latinoamericano, Cristian Merino explicó que “a largo plazo se busca que las 14 instituciones participantes utilicen los insumos generados en el proyecto para la creación de sus propios Centros de Apoyo y Desarrollo Educativo Profesional (CADEP)”.