Dra. Johanna Camacho González: “La educación científica es un espacio para promover y construir espacios de inclusión y justicia social”

Como observatorio nos interesa generar diálogo en relación a la temática de Ciencia y Género, es por esto que entrevistamos a la La Dra. Johanna Camacho González, quien se ha enfocado en la relación que existe entre ambos tópicos en la educación científica y cómo estos influyen en la enseñanza de la química en un […]

Como observatorio nos interesa generar diálogo en relación a la temática de Ciencia y Género, es por esto que entrevistamos a la La Dra. Johanna Camacho González, quien se ha enfocado en la relación que existe entre ambos tópicos en la educación científica y cómo estos influyen en la enseñanza de la química en un contexto escolar.

La Dra. Johanna Camacho González, nacida en Bogotá, Colombia, trabaja como académica en la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile desde 2011 y fue Presidenta de la Sociedad Chilena de Educación Científica (SChEC) durante el período 2016 -2017.

Se formó en la Universidad Pedagógica Nacional de Colombia como Licenciada en Química y donde también obtuvo su  Magíster en Docencia de la Química. Ya en Chile, se graduó como Doctora en Ciencias de la Educación de la Pontificia Universidad Católica de Chile en el año 2010.

Su trabajo ha abordado el tema de la perspectiva de género en la Educación Científica, ¿qué diagnóstica usted ha realizado de lo que pasa en Chile?

“Del trabajo que yo he realizado se ha centrado más en lo que ocurre con la formación de profesorado y particularmente lo que ocurre en relación a sus creencias y prácticas pedagógicas. En el caso nacional no era un tema de la agenda pública, solamente empezó a levantarse desde la dimensión pedagógica con el movimiento del mayo feminista. En este sentido, como era un tema que no se consideraba, existe poca investigación, pero es una línea que recién se está incluyendo por ejemplo en las estructuras curriculares, pero también en la formación de profesores.

Entonces desde ese sentido, el diagnóstico que yo podría realizar de lo que está ocurriendo en Chile es que gracias al movimiento del mayo feminista de 2018 se empieza a abordar esta temática y a relacionarla con la educación científica en distintos niveles: políticas públicas, aula y sistema escolar y un nivel más individual”, mencionó la Dra. Camacho.

En esta misma línea, la formación docente sigue siendo un tema pendiente a nivel nacional, por lo que le consultamos por los retos en este contexto a lo que la Dra.  Johanna Camacho enfatizó en que es un tema pendiente porque son las temáticas que no se abordan por lo menos en lo programas de formación inicial de profesorado. Particularmente en Ciencia es una temática de la que aún no hay consenso de cómo incluirla. Se propuso desde el movimiento de las estudiantes feministas incluir cursos de formación en género, pero desde mi parecer creo que sigue pendiente, porque la formación de género no necesariamente se vincula con la educación científica y con quehacer pedagógico. Ese puente es una debilidad  y un tema pendiente, ya que no es solamente suficiente la intención política de que exista indicadores, sino que es cómo se hace e incluyen esta temática”.

¿Cómo se puede lograr avanzar en una educación científica No Sexista, desde las políticas públicas?

“Con respecto a las políticas públicas, creo que se ha avanzado bastante en los últimos años, fuimos uno de los países pioneros en ese sentido, pero creo que el grave problema de las políticas públicas es que se han reducido a aumentar la participación de las mujeres. o porque se aumenten los cupos en ingeniería se van a resolver el panorama, ya que es un problemas más epistemológico. Ya que lo que dice la investigación es que cuando una  mujer entra a estas áreas más masculinizadas, tiende a masculinizarse”, declaró la Dra. Johanna Camacho

A nivel latinoamericano, ¿Cómo ha visto el auge del movimiento feminista y su impacto en el mundo científico?

“Todavia es dificil ver el auge del movimiento feminista y el impacto que está generando. Sin embargo, soy optimista de citar que a partir de estas demandas sociales que surgen desde la sociedad y particularmente de las estudiantes y universitarias, empiezan a generar una presión super importante que en un principio va en cuestionar prácticas cotidianas, pero que va a revertir en el mundo educativo y universitario. Se deben cuestionar el cómo se toman las decisiones frente al conocimiento que se trabaja, si seguimos en una línea tradicional y patriarcal o si realmente lo que queremos es forjar un mundo en donde se valore la diversidad y la igualdad de cualquier persona”, destacó.

Fondecyt “Creencias del profesorado sobre las relaciones entre la ciencia y el género en la Educación Científica y sus consecuencias, en el desarrollo de las prácticas pedagógicas”.

Entre 2012 y 2015 la Dra. Camacho realizó un estudio relacionado con las creencias de los profesores en relación a la ciencia y género. Dentro de los principales hallazgo encontró:

  • No hay diferencias según el sexo del profesorado. No por ser mujer tenía una posición más sensible a esta perspectiva. Confirmamos que las creencias no están asociadas al sexo.
  • La visión tradicional de Ciencia es un obstáculo para abrir la perspectiva de género dentro de la educación científica, ya que se ve a la ciencia como una cuestión abstracta y deshumanizada.
  • Es un tema carente de formación en el profesorado y que solo se incluía en cursos electivos que no se vinculan con el quehacer pedagógico.
  • Hay obstáculos didácticos, en el sentido que los profesores pueden entender que el género es importante y se debe relacionar, pero no saben cómo hacerlo.
  • Poca evidencia de esta línea de investigación, pues aún es muy incipiente sobretodo en el contexto chileno en donde hay un diagnóstico especial y más ahora con el mayo feminista que manifestó las brechas entre hombre y mujeres.

En la actualidad la Dra. Camacho está más enfocada en las prácticas: “hemos encontrado que hay algunos obstáculos epistemológicos y didácticos, que hacen que el profesor no se pueda posicionar frente a ellos porque nunca se les formó”, afirmó.

A modo de cierre de esta entrevista les compartimos una reflexión final de la Dra. Johanna Camacho:

Creo que dada la coyuntura de los últimos años es necesario tener un poco más de apertura y comprender que la educación científica es un espacio para promover y construir espacios de inclusión y justicia social. La educación científica no se reduce a pasar la materia, sino que efectivamente está contribuyendo a la formación de personas y esas personas están en un contexto , están situados y cada uno está construyendo su subjetividad y la perspectiva de género entendiendo como intersesional de la raza, la etnia, la cultura, está presente. Nos olvidamos que la educación científica promueve la inclusión e igualdad de todas las personas.