Editorial: Género y Ciencia

Dra. Corina Gonzalez. Directora de OLADIC El año 2015, Tu Youyou, una científica china, recibía el Premio Nobel por descubrir la artemisinina, una sustancia utilizada para tratar la malaria. Con ello, contribuyó de manera significativa a mejorar la salud de personas de países tropicales de África, Sudamérica y Asia. Pero ¿cuánto conocemos de las mujeres […]

Dra. Corina Gonzalez. Directora de OLADIC

El año 2015, Tu Youyou, una científica china, recibía el Premio Nobel por descubrir la artemisinina, una sustancia utilizada para tratar la malaria. Con ello, contribuyó de manera significativa a mejorar la salud de personas de países tropicales de África, Sudamérica y Asia. Pero ¿cuánto conocemos de las mujeres que han contribuido a la Ciencia? Probablemente poco…

Hace ya un tiempo que a nivel mundial se promueve la idea de que educar en Ciencias es relevante, no sólo para aquell@s que seguirán carreras científicas, sino para todas las personas, independiente de lo que hagan con sus vidas en el futuro. Saber ciencias, saber cómo funciona la Ciencia, y tener desarrollado el pensamiento crítico, así como ciertas habilidades científicas, parece ser una cuestión primordial para cualquier ser humano hoy en día, en que vivimos en un mundo cruzado por la ciencia y la tecnología.

Más aún, la situación ambiental actual- de gravedad extrema- hace imperante la necesidad de que las personas, no sólo sepan ciencia y piensen científicamente, sino también, de que puedan actuar y tomar decisiones informadas, que puedan contribuir a la sobrevivencia de nuestro planeta.

No obstante, en Chile, la idea de “ciencia para tod@s”, se contrapone con varios de los resultados que arrojan pruebas como TIMSS y PISA. En la última medición disponible de TIMSS (tomada el año 2015) en nuestro país no se observan diferencias de género entre niños y niñas en 4° básico.

Sin embargo, en 8° básico el panorama cambia drásticamente, siendo Chile el país que muestra la mayor brecha de género- a favor de los niños- de entre todos los países participantes. Por su parte, en la prueba PISA, aplicada a estudiantes de 2° medio, Chile mantiene una diferencia significativa entre hombres y mujeres, a favor de las mujeres en lectura, y a favor de los hombres, en matemática y ciencia. Lo anterior se refleja también a nivel universitario. Este año 2019 ingresaron más mujeres que hombres a la educación superior. Sin embargo, el porcentaje de mujeres que eligen carreras STEM (relacionadas a ciencia- tecnología – ingeniería y matemáticas) sigue siendo menor al de hombres. Adicionalmente, las carreras que escogen las mujeres suelen ser menos rentables que las carreras que escogen los hombres, por lo que esta diferencia se traduce luego en brechas salariales.

A juzgar por los resultados de 4° básico- en donde no hay diferencias de género-, como también a la experiencia de otros países, el problema parece ser cultural, sin mediar razón biológica alguna.

Por alguna razón, nuestra sociedad le está diciendo a las niñas que las carreras STEM no son para ellas…. Si bien este parece ser un problema bastante descrito ya, vale la pena preguntarse: en mis clases de ciencia y matemáticas, ¿en qué medida le doy a niñas y a niños las mismas oportunidades? ¿de qué manera relevo el rol de las mujeres en la ciencia? ¿qué oportunidades le doy a mis estudiantes para que conozcan la contribución de mujeres científicas chilenas? Así como Tu Youyou, son muchas las científicas chilenas que están haciendo historia. ¿Por qué no pensar que en nuestras salas de clase están las próximas?