Andoni Arenas: “Nuestro modelo de desarrollo ha fomentado todo tipo de emprendimiento económico basado en la explotación de los recursos naturales, entre ello de nuestras excepcionales condiciones climáticas”

Conflicto Socioambiental: Puchuncaví y Quintero Más de 90 mil personas viven entre Concón, Puchuncaví y Quintero, todos ellos en menos de 500 mts cuadrados de contaminación ambiental. Son cientos los habitantes que han resultado intoxicados y enfermos a causa de esta crisis. Según fuentes oficiales esto fue causado por un “Smog Fotoquímico” causado por las […]

Conflicto Socioambiental: Puchuncaví y Quintero

Más de 90 mil personas viven entre Concón, Puchuncaví y Quintero, todos ellos en menos de 500 mts cuadrados de contaminación ambiental. Son cientos los habitantes que han resultado intoxicados y enfermos a causa de esta crisis.

Según fuentes oficiales esto fue causado por un “Smog Fotoquímico” causado por las industrias del sector, debido a que la emisión de gases fue detenida por la ausencia de vientos, humedad y luz calórica. Este gas resulta ser venenoso para la población ocasionando daños pulmonares, desmayos y lesiones oculares.

La situación se intensifica aún más entre las autoridades, población, escuelas y representantes de la industria que figura como la gran responsable de los hechos, todos estos actores en una lucha constante debido al problema socioambiental que afecta a la zona.

Lo que ha provocando movilizaciones, descontento y un llamado urgente desde la comunidad del sector, para que el país y el gobierno se haga cargo de la emisión de contaminante que los ha afectado por año y que ahora explotó con niños y mujeres embarazadas intoxicadas.

A raíz de este lamentable conflicto hablamos con nuestro asesor científico Andoni Arenas, quien es experto en Educación,  Territorio y Geografía. Desde su experiencia comenta el contexto que viven los habitantes del sector y cómo las escuelas deben enfrentar los problemas socioambientales.

¿Cómo considera que se vive en nuestro país la relación territorio, conflictos socioambientales y escuela?
Se vive mal. De hecho si hay conflictos socioambientales es debido que hay un desajuste territorial entre los componentes humanos y naturales, precisamente el conflicto es la manifestación de eso. Y la Escuela es puesta al margen de lo que pasa en su propio contexto por un currículo genérico, abstracto que pone como única referencia la escala nacional. La mayoría de las escuelas, directivos, profesores/as y estudiantes están atrapados en esta lógica que los aparta “cognitivamente” del mundo en que viven.

¿Qué opina del reciente caso de contaminación que nuevamente afectó a la zona de Quintero Puchuncaví?
¡Nuevamente!… ¿Pero qué es la contaminación? ¿un evento o un proceso?
Lo que parece evidenciarse es un pick en un largo proceso que empezó hace unos 60 años. Las investigaciones independientes entre ellas las realizadas por investigadores de nuestra Universidad (PUCV) señalan los efectos progresivos e incluso irreparables al ambiente y las personas.
Lo que me parece más increíble es que se aborde como solución posible “sacar a las personas de ahí” sin ninguna otra reflexión. Es posible pero lo mínimo es monitoreo independiente al que tenga acceso las autoridades locales, las comunidades; exigir una producción con estándares internacionales de calidad; y dar a las personas y las comunidades acciones y beneficios de compensación por vivir ahí y en esas condiciones.

¿Qué rol ha tenido y debería tener la escuela en este contexto?
Muchas veces, por no decir que todas, ignoramos en el análisis que los miembros de una comunidad escolar (adultos, niños y niñas, no solo son educadores y estudiantes) son habitantes de esos espacios. En especial, esto ocurre desde la ciudades medias a las pequeñas localidades. Sí la escuela es la “forma formal” de resignificar los acervos culturales, lo mínimo sería trabajar en diferentes instancias de estos problemas como temas. Otro angulo, es que la escuela como espacio es y puede ser usado como un lugar de encuentro, discusión y creación de la comunidad.

¿Qué otros casos destacaría en esta línea donde se ha puesto en jaque el tema de territorio y conflictos socioambientales? ¿Por qué?
Nuestro modelo de desarrollo, o lo que algunos llaman un modelo de “no desarrollo” ha fomentado todo tipo de emprendimiento económico basado en la explotación de los recursos naturales, entre ello de nuestras excepcionales condiciones climáticas, externalizando todos los costos ambientales y sociales, es decir, con la meta del crecimiento económico permanente, perjudican nuestro propio ambiente y las condiciones sociales de determinadas poblaciones en Chile.
Y de ellos no son sólo responsable un Estado “débil”, y en general, una producción con estándares de calidad bajísimos. Hemos vivido bajo el chantaje o el temor de la pérdida de empleo o la baja inversión, sino que todos nosotros, porque a todos/as nos junta tener nuestro teléfonos cargados o conexión a internet o buenas carreteras a la vez que criticamos la generación convencional de electricidad o el pago de peajes.
Hay zonas y áreas de nuestro País que van al sacrificio no solo para el beneficio de determinadas empresas sino que para todos nosotros/as: Calama, las poblados del Altiplano, Freirina, el valle medio y alto del Huasco, prácticamente toda la área costera entre Valparaíso y Tirúa, los canales interiores de Chiloé continental e insular., Isla Riesco, entre muchos ejemplos.

Desde su opinión de experto, ¿Qué aconsejaría a los docentes del país para poder abordar problemáticas socioambientales en sus clases?
Lo primero es informarse, en el amplio sentido de la palabra, diversificar las fuentes y los tipos de información; cuestionar su propias concepciones, diferenciar o darse cuenta que tanto le afecta en la vida diaria estos conflictos en términos personales, familiares, de la comunidad.
No solo alentar la crítica, no quedarse y no permitir que sus estudiantes y colegas se queden en la “opinología”. La escuela debe ampliar la visión de mundo, asumir su complejidad, analizar todos los elementos e implicancias, desarrollar habilidades de indagación, de relaciones, de cuestionar creativamente. Debe ampliar la capacidad de todos/as de mirar y participar en el mundo, más y mejor ciudadanía.